28 Dec

PARA DIOS NADA ES IMPOSIBLE

post-750x330-wilson-cuevas copy

Transformar a las personas una por una es uno de los propósitos más importantes de Dios en el mundo. Es también esencial desarrollar matrimonios dinámicos, familias amorosas, comunidades parroquiales vibrantes, economías florecientes y naciones extraordinarias.

Si hacemos que el hombre este bien, el mundo estará bien. No existen buenos o malos tiempos, lugares buenos o malos, somos nosotros lo que hacemos buenos el tiempo, los lugares y las relaciones con las personas y la naturaleza…

Es Dios quien hace la transformación, pero solamente en la medida que nosotros cooperamos. La gracia de Dios es constante, nunca falla. De modo que la cooperación con el deseo de Dios de transformarnos es esencial. ¿Están dispuestos a dejar que Dios los transforme?

Ayudar a las personas con esta transformación de lo que son a lo que son capaces de ser es la gran obra. Como iglesia como podemos ayudar en el cambio de nuestros hermanos? En mi experiencia como católico he observado que algunos católicos están mas comprometidos que otros, participan con mas frecuencia en los ministerios y actividades de la parroquia, ofrendan, sus talentos, tiempo y tesoros. Y hacen una profunda diferencia, porque son una fuerza que dinamiza la vida de las comunidad parroquiales.

Tres dificultades muy frecuentes en los servidores en la iglesia son: La perseverancia, sentido de comunidad y la humildad. Que cuando estamos llegando al fin del año y en este camino de Adviento, hagamos un examen de conciencia si estamos SIRVIENDO A DIOS Y A LA COMUNIDAD, con alegría, amabilidad y docilidad de espíritu. Hoy soy mejor que hace seis mes? Siento que estoy creciendo en el servicio a Dios? Dios quiera que si!

FELIZ Y PROSPERO AÑO NUEVO 2016

Rev. Wilson Cuevas, Pastor

Leave a Reply