24 Jan

El Espiritu de Dios

post-750x330-gleen-carpe copy

Después de que Jesús predico las buenas nuevas del Reino de Dios a los pueblos vecinos, en el evangelio de hoy, Jesús regresó a su ciudad natal de Nazaret. La gente estaba muy impresionado con su sabiduría y conocimiento. Lleno del Espíritu de Dios, Jesús predicaba en las sinagogas con autoridad, pero fue rechazado por su propio pueblo, porque él era sólo el hijo de un carpintero!

“Él es el hijo de un carpintero!” ¿Con qué frecuencia permitimos a nuestra naturaleza humana gritarnos cosas para hacer e ignorar los susurros blandos del Espíritu Santo? Como seres humanos, muchas veces seguimos nuestros criterios humanos, normas de pertenencia y no pertenencia. A veces nuestra forma de elegir a alguien que sea nuestro amigo es tan superficial y limitada porque tendemos a juzgar a las personas basandonos en sus talentos, en como se ven, en su entorno cultural y antecedentes familiares. Nuestro punto de vista pragmático-funcional de los demás nos limita para ver la dignidad de la persona más allá de lo que vemos y experimentamos.

Después de experimentar el rechazo de su propio pueblo, Jesús tristemente comenta que un profeta puede obtener una audiencia en todas partes excepto entre los suyos. Probablemente todos hemos tenido alguna experiencia, directa o indirectamente, de esto! Puede ser útil para nosotros para ver con qué frecuencia y en el que nosotros mismos hemos sido culpables de esto. ¿Cuántas veces no rechazamos a alguien en nuestra propia comunidad a causa de sus malas experiencias en el pasado? Es importante que nos demos cuenta de que Dios puede comunicarse con nosotros a través de cualquier persona en todo momento y nunca debemos decidir de antemano quienes seran sus portavoces.

Por último, se nos dice que Jesús no pudo hacer en Nazaret las cosas maravillosas que había hecho en otros lugares “, debido a su falta de fe”. Tenía las manos atadas. Jesús sólo puede ayudar a aquellos que están dispuestos a recibir ayuda, los que están abiertos a él.

Bendiciones,

Fr.Gleen Carpe

 

Leave a Reply