14 Feb

CAMINOS DE CAMBIO

Nos lamentamos demasiado de la sociedad actual. Pero conviene conocer las amplias posibilidades que ella tiene de vivir en justicia y libertad. Y cuando reflexionamos en las tentaciones de Cristo en el desierto, podemos descubrir caminos de cambio y resurrección.

“Si eres Hijo de Dios dile a estas piedras que se conviertan en pan”.

Una tentación de utilitarismo que también hoy nos empuja a buscar solamente comodidad y apariencias. No solo de estas cosas se vive. Para ser personas, para ser cristianos, necesitamos amor, estímulos y capacitación. Con frecuencia las cosas ahogan las posibilidades de dialogo, la capacidad de servicio, el sentido de comunicación y entrega al otro. Y perdemos definitivamente la alegría…

“Si te arrodillas delante de mí, todo esto será tuyo”.

Una nueva forma de idolatría que hoy nos acosa. Somos adoradores del dinero, del que dirán, de la posición social. Entonces la autoridad deja de ser servicio y se convierte en tiranía. Mientras los otros enferman de rebeldía y ambición.

“Si eres Hijo de Dios tírate de aquí abajo”.

Somos tentados y nos exponemos a peligrosas aventuras. Creemos que se puede cosechar sin sembrar. Nos distanciamos de la familia, amigos y de Dios… por el mucho trabajo o las diversiones. Dejamos el hogar indefenso, sin oración, sin amor, sin vida de sacramentos. Le encargamos la felicidad a la TV, a la computadora, al celular, a los compromisos sociales o a las terapias psicológicas. No educamos para el amor y la libertad y quedamos expuestos a que nos destruya la carga negativa de la sociedad contemporánea.

En este tiempo de renovación, la CUARESMA, tratemos de superar estos problemas. Los venceremos teniendo más en cuenta a las personas que a las cosas. Acercándonos a Dios con una actitud de escucha y discernimiento, dejándolo entrar en nuestra vida, para que llenos de su amor y bondad contagiemos y atraigamos a los que nos rodean a una vida evangélica, viviendo con más intensidad la vida de familia. Así nuestro mundo actual podrá cambiar de rumbo hacia mejores formas de vivir y compartir este viaje aquí en la tierra hacia la eternidad.

Animo, con Dios todo se puede!

Bendiciones,
Rev. Wilson Cuevas, Pastor

Leave a Reply